¿Quién es Borja Aranda Vaquero?

Si esto fuera una presentación común, te diría que me llamo Borja Aranda Vaquero, que soy experto en SEO, que puedo hacer maravillas para mejorar el posicionamiento de tu página web, que puedo llevarte al número uno de Google…

Te puedo decir muchas cosas. Pero… ¿Qué más da? Si estás aquí es porque quieres conocerme, ¿verdad?

Por eso mismo, en lugar de repetirte todo lo que puedo hacer por ti, voy a contarte por qué quiero echarte una mano y qué me ha traído hasta aquí.

¿Quién es Borja Aranda Vaquero?

¡Hola!

Todavía no nos conocemos. Pero aún así creo que puedo adivinar un par de cosas sobre ti:

  1. Te has lanzado a la piscina del emprendimiento digital y has montado tu página web.
  2. Tienes ambición y ganas de ver cómo tu negocio coge carrerilla.

El problema es que cada día hay más páginas web peleando por llegar al resto del mundo. La inmensa mayoría acaban siendo invisibles porque se quedan sepultadas entre la multitud. ¿Y tú?

Aunque hoy me habrás encontrado en el top de tus buscadores, cuando me lancé al mundo digital como diseñador web empecé como el último de la fila. Al principio mis resultados eran catastróficos. Cometí todos los errores de novato que te puedas imaginar.

Me costó averiguar lo que fallaba hasta que descubrí el SEO. Y desde entonces no he podido parar.

Ahora sí, me presento

Soy Borja  Aranda Vaquero, consultor SEO.

Ayudo a emprendedores digitales que quieren ver su negocio online despegar, a desmarcarse de la competencia y a posicionarse mejor en buscadores. Y creo que si conoces un poco mejor mi historia, comprenderás por qué estoy convencido de que también puedo ayudarte a ti.

borja aranda vaquero consultor seo

¿Quieres conocer mi historia?

Verás, no he llegado hasta aquí por arte de magia.

Uno no siempre acaba donde empieza. En mi caso, estudié hasta dos carreras que poco tienen que ver con el SEO. Lo que realmente me ha convertido en quien soy ha sido la práctica y la experiencia.

Como todos, he tenido que aprender a base de prueba y error. La cultura emprendedora me ha dado algún que otro palo, aunque creo que casi todos para bien.

Eso sí. Siempre he tenido algo claro: se gana o se aprende. Y como yo ya he aprendido las reglas del juego, ahora quiero ayudarte a ti a ganarlo.

Puede ser que te estés preguntando: Borja, ¿cómo acabas dedicándote a esto? ¿No había otra cosa que hacer con dos carreras universitarias?

Te lo voy a contar con todo detalle.

Ponte cómodo.

El principio de los principios

¿Nos montamos en el Delorean y damos un viaje rápido hasta mi adolescencia temprana?

Desde bien pequeño he sido un poco “friki” de internet, la informática, los ordenadores… Por eso mi historia es un poco curiosa.

Mi recorrido empezó con 14 años como moderador en un foro de descargas ilegales. Me gané ese título a pulso porque me volvía loco ayudando a los demás con sus dudas y problemas.

Soy un poco inquieto y se me estaba abriendo el apetito. Así que me puse a investigar sobre diseño web y creé mi propia página de descargas ilegales. Y, oye, la web tuvo bastante éxito.

No se me daba nada mal, así que lo adopté como hobby. Incluso llegué a impartir mi primer curso de diseño web.

up to down

Me comían las ganas de hacer algo útil con todo lo que estaba aprendiendo. Vi que tenía algo que ofrecer. Así que, ¿por qué no hacer algo de provecho?

Me puse manos a la obra y con tan solo 14 años monté mi primera empresa de diseño web y posicionamiento SEO por internet. La verdad es que me porté un poco… regular, ya que la empresa funcionaba bajo un nombre ficticio. Pero te recuerdo que tenía 14 años, tampoco tenía muchas opciones.

Aún así me fue mejor de lo que podría desear y trabajé en proyectos muy interesantes. Además, conseguí que la web de la empresa posicionara la primera para las búsquedas de “desarrollo y diseño web”. No estaba nada mal para estar empezando.

Como confesión: gané alrededor de 3.500 euros que me gasté en una moto y una PlayStation (ya te dije que era un poco friki).

Con algo de pena, tuve que dejar esta aventura en stand-by por falta de tiempo. ¡Ten en cuenta que por aquel entonces era un adolescente con muchos exámenes!

Pero el juego acababa de empezar.

El reencuentro

¿Damos un salto hasta mi época universitaria?

Dejé mis aficiones de lado mientras estudiaba. Cursé dos carreras en la universidad: Ciencias Empresariales y Administración y Dirección de Empresas. Es evidente que ninguna tiene mucha relación con el SEO.

Durante el último año de universidad me contrataron como becario en una empresa para encargarme del marketing digital. Entonces algo hizo clic en mi cabeza.

Esas prácticas me cayeron como un cubo de agua fría y me recordaron la ambición que tuve años antes.

Así que me marqué una meta clara. Quería reciclarme y poner en marcha un proyecto con el que poder ayudar a los demás a conseguir lo mismo: vivir de internet.

Mi primera opción fue el diseño, porque era un campo que ya conocía. Y el camino era sencillo: necesitaba una página web a través de la que pudiera darme a conocer como diseñador.

Ese fue el momento en el que WordPress y yo nos conocimos y nos hicimos buenos amigos. Hasta el momento mi trabajo en diseño web se basaba en maquetar “a pelo” (es decir, a código puro y duro) y me estaba quedando chapado a la antigua.

Ahí estaba. Con mi página web lista para dar guerra y preparado para ir a por todas.

superman

La historia contemporánea

¿Cómo sobreviví en la capital y descubrí que las agencias no son lo mío?

Me mudé a Madrid. Conseguí mi primer trabajo como diseñador en una consultoría para PYMES. Prácticamente hice un máster de diseño web en tiempo récord porque tuve que hacer de todo lo que te puedas imaginar.

Entre tú y yo, incluso tuve que diseñar una página de contenido para adultos, pero no te diré cuál.

Me lo pasé bastante bien. Yo me encargaba de darle forma a los proyectos. Investigaba y diseñaba. Me encantaba encontrar el punto justo entre lo que el cliente buscaba y lo mejor para su negocio.

Sin embargo, había un problemilla. El trabajo se me quedaba corto. Así que, aprovechando los pocos clientes que me llegaban como freelance, decidí dejar mi puesto.

Así fue como empecé a trabajar en una agencia. El mundo de las agencias es complicado. Mis diseños iban directos a clientes que eran gigantes del mercado: Endesa, Telefónica, BBVA, Toyota… Pero algo no me encajaba. No me sentía en mi sitio.

De pronto me di de bruces con la realidad del mundo laboral convencional.

Nos ha pasado a todos (si no es tu caso, enhorabuena, cuéntanos tu secreto). Los plazos y el estrés eran asfixiantes. Los clientes no llegaban ni a conocer mi nombre. Madrid era una ciudad carísima y sobrevivir en la capital era todo un desafío.Esto no era esto lo que tenía en mente.

En fin, estaba claro que necesitaba hacer cambios importantes.

El novato del blogging

¿Crees que es posible convertirse en experto de la noche a la mañana?

En el mejor momento posible me crucé con la web de Arturo García, el cual me abrió las puertas al mundo blogging. Reviví el espíritu de los foros de mi adolescencia y me atreví a probarlo.

Era un novato en toda regla. Con el diseño me iba bien, pero ¿qué sabía yo sobre blogs?

Mis primeros intentos fueron catastróficos y cometí todos las errores de principiante que te puedas imaginar.

  1. Escribía como un loco pensando que eso era lo único importante.
  2. Imitaba a los bloggers que más me gustaban.
  3. Seguía los consejos de los “gurús” de internet.

 

¿Qué conseguí?

Pues nada porque no me leía nadie.

Y mi preocupación no solo era el blog. Mi web tampoco me servía para mucho en esos momentos. Si la gente no me encontraba ¿cómo iban a contar conmigo para diseñar su web?

 

Algo iba mal. No conseguía llegar a la gente que de verdad necesitaba mis servicios. Si de verdad quería ayudar a otros emprendedores a mejorar su presencia en internet y dejar de malvivir con sueldos mediocres, tenía que hacer algo al respecto.

Decidí darle un giro de 180º a la situación.

El redescubrimiento del

¿Cuándo empecé a recoger los frutos de mi trabajo?
SEO en google

Lo cierto es que ya conocía algo de SEO, pero no lo suficiente como para ser consciente de todo su valor. Por suerte, di con el blog de Dean Romero y me gustó tanto que acabé haciendo su curso.

Tenía claro que la solución a mi problema de base estaba en el SEO.

Necesitaba hacerme visible en internet para empezar a atraer clientes. Clientes que de verdad tuvieran esa ambición por hacer las cosas bien desde el principio.

Me puse a investigar sobre SEO sin parar y todo lo que aprendía lo aplicaba a mi propia web. Todo lo que averiguaba me parecía un mundo nuevo. Y me estaba encantando.

Poco después ya estaba posicionando con mis artículos y empecé a conseguir mis primeros trabajos como freelance.

Y esto fue solo el principio…

El ahora

¿Por qué apostar por ti mismo puede ser la mejor decisión de tu vida?

Aunque le dediqué una buena parte de mi vida al diseño de páginas web, el SEO me había conquistado y se convirtió en mi punto fuerte.

Mi negocio había crecido más con el SEO de lo que yo podía imaginar. Si podía conseguir eso para mí ¿por qué no hacer lo mismo con los demás?

Al trabajar con otros emprendedores digitales, me he visto reflejado en ellos. Hay personas con una ambición, un proyecto y el objetivo de verlo crecer con fuerza a través de internet.

En mi caso, yo aprendí con la práctica, a base de equivocarme y arreglarlo con mis propias manos. Eso es lo que me ha convertido en un profesional.

Tomé el camino difícil, aunque no el peor.

Tal vez lo peor habría sido seguir viviendo supeditado a lo que otros decidieran por mí. O no poder dar mi 100% por las circunstancias. O saber que puedes hacer de tu afición un trabajo sin malvenderte pero no aprovecharlo.

Cuando decidí ganarme la vida gracias al SEO, tenía claro lo que quería conseguir:

  • Ser el dueño de mi propio negocio y que este no condicione mi vida.
  • Dedicarme por completo a los proyectos de otros emprendedores digitales como yo para ponérselo bien fácil.
  • Irme a dormir tranquilo cada día por hacer lo que me gusta. Y saber que lo estoy haciendo bien.

Estoy seguro de que si has llegado hasta aquí (¡gracias!) es porque tú también quieres ver tu proyecto despegar. Soy consciente de lo que supone dar mil rodeos para llegar a una meta sencilla: vender más y mejor.

Por eso mi objetivo es allanarte el camino. Me encantaría que confiaras en mí para ahorrarte la parte “compleja” de lanzar tu negocio al mundo online y que experimentaras la satisfacción de cumplir lo que te propones.

Si yo lo hice, ¿por qué tú no?

¿Te atreves a probarlo?

¿Quién es Borja Aranda Vaquero detrás de la pantalla?

Si aún te pica la curiosidad, sigue leyendo. Aquí abajo me quito la coraza de internet y te cuento algunos secretillos.

Soy de Ávila y me encanta. No creo que vaya a encontrar un sitio donde vivir tan bien y con tanto encanto.

Soy fanático del boxeo, del fútbol y, como no, del Real Madrid.

paella

No sé decirle que no a una paella. Me encanta comer pero la paella es mi perdición total.

avion

Podría pasarme la vida viajando. Mi sueño es ir sumando experiencias día tras día y creo que viajar es la mejor manera de lograrlo.

Para mí, todo lo que pueda aprender será poco. Soy un firme defensor de que “el saber no ocupa lugar” .

universidad

A pesar de eso, no creo en el sistema educativo actual. Yo mismo soy un ejemplo: estudié dos carreras, pero encontré mi pasión en el SEO con la práctica y trabajando. Ninguna universidad me va a enseñar eso.

dinero

Con el primer sueldo que gané a los 14 años decidí comprarme una moto y una PlayStation. ¡Aficiones de adolescentes!

No me gusta el trabajo tradicional. Con los años veo que los clientes que buscan tu ayuda no necesitan filtros ni intermedios, sino alguien de confianza que te diga “aquí me tienes”.

steve jobs

Creo firmemente en la teoría de los puntos de Steve Jobs. Define gran parte de quien soy.

confianza

Uno de los valores más importantes que debe ofrecer una persona es confianza e intento basar todo mi trabajo en eso.

Bueno, ya me conoces. Y si crees que te has quedado con la duda, no lo hagas. ¡Pregúntame!

Entonces… ¿Ahora qué?