¿Qué es un KPI?

qué es un kpi

El término KPI se refiere a las siglas Key Performance Indicator, cuya traducción es indicadores de desempeño.

Por lo tanto, un KPI es una métrica que sirve para conocer información sobre eficiencia o productividad de una serie de acciones llevadas a cabo en un negocio con el fin de poder tomar una serie de decisiones en función de dichas métricas.

Por lo tanto, los KPIs son fundamentales para una empresa a la hora de conocer ciertos aspectos claves del negocio.

En muchos casos, estos KPIs se suelen mostrar en dashboard para ver las métricas de forma más visual e intuitiva.

Por todo ello se puede decir qué el KPI  ayuda a tomar decisiones respecto al estado actual de un proceso, proyecto, estrategia o campaña y en función de esta métrica decidir acciones futuras.

¿Cuáles son las ventajas de los KPIs?

Los KPI tienen multitud de ventajas como:

  1. Ayudan a obtener información clave para un negocio de forma rápida.
  2. Permiten medir ciertos procesos por separado para conocer su impacto en el negocio.
  3. Ayudan a hacer comparaciones de métricas entre distintos periodos de tiempo con el fin de comprobar la evolución del proyecto.
  4. Ayudan a la empresa a tomar decisiones.

¿Cómo elegir un KPI correcto?

Cada negocio es un mundo y puede que un KPI que sirva para una compañía pueda no ser relevante para la otra. Por lo tanto, y pese a que existen una serie de KPIs globales cada empresa deberá fijar los suyos en función de su estrategia.

De todos modos, a la hora de elegir el KPI correcto lo primordial será que mida algo realmente importante para la empresa, cuantificable y medible en el tiempo.

Un KPI típico en marketing podrá ser el ROI de una campaña de marketing por ejemplo. Midiendo el ROI se podrá saber que beneficios ha obtenido dicha campaña de publicidad.

¿Qué características ha de reunir un KPI en Marketing?

Algunas de las características claves que ha de cumplir cualquier Key Performance Indicator para que este sea realmente útil son:

  1. Ha de ser específico y único.
  2. Ha de poderse compararse en el tiempo.
  3. Ha de medir objetivos cuantitativos.
  4. Ha de ser medible.
  5. Tiene que ser relevante dentro del negocio.