¿Qué son las DNS?

qué son las dns

Las DNS son las siglas de Domain Name System. Las DNS lo que hacen es apuntar un dominio al servidor donde se encuentra alojada la página web para que el usuario solamente tenga que recordar el nombre del dominio.

Por lo tanto, gracias a las DNS se pueden tener URLs amigables de cara al usuario y no números raros que correspondan a la dirección real de un servidor web.

Entonces ¿Para qué sirven las DNS?

Las DNS lo que hacen es simplificar el proceso de búsqueda al usuario que busca una página web en internet. Ten en cuenta que no es lo mismo recordar dn59.nameserver.com o 91.120.0.344 que recordar un nombre de dominio como cerrajerosmadrid.com

Es decir, las DNS lo que hacen es redirigir al usuario a la IP del servidor donde se encuentra alojada una página web cuando por ejemplo un usuario escribe en su navegador cerrajerosmadrid.com.

Es decir, cambian la IP o nombre raro del servidor por uno familiar para mejorar la experiencia del usuario.

¿Cómo funcionan las DNS?

El proceso para explicar cómo funcionan las DNS es el siguiente:

  1. Un usuario desea acceder a una página web, en este caso cerrajerosmadrid.com
  2. Al pulsar la tecla enter con el dominio ya marcado en su navegador, el navegador consulta al servidor DNS cuál es la dirección IP del dominio.
  3. Al mismo tiempo el servidor DNS juntará la información entre la IP del servidor y el nombre del dominio.
  4. Finalmente, al navegador se le entregará la IP del servidor donde se encuentra alojada la página web para que este le muestre al usuario la página web.

Para evitar realizar constantes consultas al servidor DNS, el navegador guarda el resultado de la consulta de forma temporal.

¿Cómo cambiar las DNS de un dominio?

Las DNS donde se encuentra alojada tu página web te las facilitará tu propio hosting.

Una vez tengas los nombres de las DNS bastará con ir a tu proveedor de dominios y en el área cliente buscar la sección “Dominios” o “DNS” para escribir en ella los DNS facilitados por tu proveedor de hosting.

Una vez estipulados los nombres de tus DNS en tu dominio deberás esperar a que estos se propaguen por todo el globo terráqueo (El proceso puede 15 minutos o puede que incluso 48 horas). Por lo tanto, el cambio de DNS no es un proceso instantáneo.