¿Qué es Benchmarking?

El benchmarking es un proceso continuo de seguimiento de tus competidores con el fin de comparar dichos resultados con los tuyos y así poder mejorar tu empresa para alcanzar el liderazgo en el mercado.

Por lo tanto, el benchmarking consiste en detectar cuales son tus principales competidores, saber porque lo son, detectar cuales son sus puntos fuertes y puntos débiles con el fin de intentar superarlos en todos los aspectos posibles ya sea tráfico web, keywords posicionadas, posición en las SERPs, etc.

De todos modos, este tipo de análisis no es exclusivo del marketing. De hecho, el benchmarking es muy utilizado dentro del mundo de la empresa por los diferentes consultores con el fin de tener siempre vigiladas a las empresas “rivales” y así poder intentar superarlas en producto, procesos, organización, etc.

Por lo tanto, has de saber que hacer un benchmarking consiste en “espiar” a tus competidores para intentar superarlos en las áreas en las que son líderes.

Tipos de Benchmarking

Por definición, existen diferentes tipos de benchmarking: competitivo, interno y funcional. El objetivo de todos estos tipos de benchmarking es delimitar las áreas de análisis sobre la competencia para así mejorar en diferentes áreas nuestra empresa frente a la competencia.

Benchmarking Competitivo

El benchmarking competitivo busca analizar servicios, productos y procesos de las empresas rivales para poder hacer una comparativa con la nuestra y así poder detectar oportunidades y amenazas para que, en base a eso podamos llevar a cabo mejoras internas de producto.

Obviamente, la teoría es muy buena pero en muchos casos será difícil extraer toda esta información. No obstante, si estamos haciendo Benchmarking de SEO sobre nuestros competidores, todas estas métricas no las podrán proporcionar las diferentes herramientas SEO que existen en el mercado.

Benchmarking Interno

El benchmarking interno es el proceso de análisis que se lleva a cabo dentro de la propia organización con respecto a la competencia. Por lo tanto, en este apartado nos referimos al análisis aquellos procesos organizativos de la propia empresa.

Como se organiza el trabajo interno de los competidores, cuantos departamentos tiene la competencia, cuantos empleados tienen, cuantos jefes de equipo tienen en la empresa, etc.

Benchmarking Funcional

El benchmarking funcional se trata de un proceso de análisis sobre el funcionamiento de la propia empresa (A veces, no es necesario ni analizar a los competidores).

En este paso lo que se busca es mejorar un área concreta de la empresa en cuanto a ejecución de procesos o productos.

Etapas del Benchmarking

A la hora de diseñar o realizar correctamente un proceso de benchmarking se recomienda seguir los siguientes pasos:

1.Planificación

Asegúrate de identificar todo lo que vas a analizar antes de comenzar. Esta etapa es normalmente la más importante del proceso, por ello, hazte las siguientes preguntas: ¿Qué quiero medir? ¿A quién voy a medir? ¿Cómo voy a hacerlo?

2.Recogida de Datos

La recopilación de datos es clave a la hora de realizar un buen benchmarking. Para ello, dependerás de herramientas de medición externas como las herramientas SEO o las diferentes empresas de medición de datos.

3.Análisis de datos

Una vez recopilada toda la información será el momento de analizar y observar las diferencias entre nuestra empresa y las competidoras con el fin de identificar oportunidades de mejora.

4.Acciones a realizar

Una vez detectadas las oportunidades de negocio será el momento de comenzar a realizar los cambios oportunos. Eso si, es imprescindible ponderar las acciones que se van a llevar a cabo para no realizar todas a la vez (Un error bastante común).

Por todo ello, se realizarán solo aquellas que por tamaño, importancia, recursos e infraestructura sea posible llevar a cabo.

5.Seguimiento y optimización

En esta fase se realizará un informe con toda la información destacada del proceso durante su implementación con el fin de documentar todo el proceso y detectar carencias o fallos durante su implantación para corregirlos de cara a futuro y proseguir con el proceso en el tiempo de forma continua mejorando poco a poco.